En 1943, Berta Castillo comienza su andadura profesional abriendo en la Plaza de la Paz de Haro una mercería: "Mercería El Sol"

Su espíritu innovador y su gusto por la costura, hicieron que el negocio fuera evolucionando, llegando a ser Berti (como era conocida por clientes y amigos) una pionera y un referente en la introducción y comercialización de ropa femenina.

Con la incorporación al negocio de su hija Ana, se afianza e incrementa la apuesta firme por la moda, y la mercería dio paso a "Modas El Sol" que, sin perder nunca su esencia, siguió vistiendo a varias generaciones de mujeres.

En 2010, Ana -ya al frente de la tienda- da un paso más y, acometiendo una reforma integral, inaugura un espacio de moda más actual, cuya intención y filosofía es crear un entorno moderno y atemporal en el que la arquitectura favorezca la presentación de las colecciones de una manera más cercana.

"Modas El Sol" cambia su nombre por el de ANA DE LA FUENTE.